Antes de medicarte acude a un doctor

Las cifras son alarmantes: cada vez son más las personas las que deciden auto medicarse sin haber pasado por el médico. Por ejemplo, nos duele la garganta y vamos a ver al doctor; este nos hace un diagnóstico y nos receta un antibiótico determinado.

Hasta ahí no hay ningún tipo de problema, pero como nos confirman en farmaciamoyua.com lo que pasa es que llega un momento en el que nos vuelve a doler la garganta… solo que en esta ocasión directamente compramos el medicamento y nos lo tomamos, sin necesidad de haber pasado por el médico.

¿Hasta qué punto este razonamiento es incorrecto?

doctor

¿Por qué no deberías automedicarte?

Porque puede que no sirva para nada

Siguiendo el ejemplo anterior, no sabes si el dolor de garganta que tienes tiene el mismo origen que el anterior o bien es otro el problema a tener en cuenta. Existe la posibilidad de que nos vayamos a tomar el medicamento y que no nos vaya a hacer nada.

Tan solo el facultativo será la persona encargada de poder analizar nuestra situación en detalle y decidir, tanto como si podemos tomar el medicamento antiguo como si bien nos receta uno nuevo u otro complementario.

Porque puede ser peligroso para nuestra salud

Otro de los problemas de este mal hábito es que puede que el medicamento que estemos tomando no sea bueno para el problema que tengamos. Vamos a suponer que el dolor de garganta de ahora no tiene nada que ver con el anterior; en el otro, el medicamento era efectivo y, por ello, nos ha curado.

Sin embargo, ese medicamento puede tener un compuesto que agrave nuestra situación actual. Aunque nuestro organismo es fuerte y aguanta muchas cosas, este hecho puede retrasar nuestra curación.

doctora especializada

Porque un medicamento no funciona igual en diferentes personas

En muchas ocasiones nos dejamos guiar sobre la recomendación de un amigo o familiar a la hora de tomar un determinado medicamento. Puede que si, que el elemento sea el correcto pero que tenga algún compuesto al que seamos alérgico o que no sea compatible con nuestro cuerpo.

Aunque no es habitual, si que existen varias posibilidades de que pueda llegar a ocurrir. Tienes que recordar que lo que a una persona le ha servido no significa que a ti también te pueda llegar a servir… es más, hasta puede llegar a agravar la situación.

La dosis: Otro de los factores a tener en cuenta

Y, por supuesto, tampoco sabemos exactamente la dosis que nos corresponde en base a nuestra dolencia. Esto es muy importante porque si nos equivocamos con ella, es muy probable que nuestra calidad de vida se pueda llegar a ver afectada.

Y no solo eso, también se pueden llegar a desarrollar algunos trastornos o padecimientos que si hubiéramos ido al médico se podrían haber evitado.

Cuando vamos al médico, en función de la gravedad de nuestra dolencia, de nuestra edad y de nuestro peso nos corresponderá una dosis exacta que no debe de ser superada (además, si tomamos menos, no conseguiremos tampoco ningún tipo de efecto.

Ahora ya sabes algunas de las consecuencias de automedicarse y lo importante que es poder visitar al doctor para que pueda ayudarte a determinar lo que te va a ayudar con tu dolencia.