¿Cómo convertir una silla de ruedas manual en eléctrica?

Una silla de ruedas manual puede ser un buen recurso para aquellas personas que no tengan problemas de movilidad; sin embargo, si fuera así, se necesitará de un tercero que empuje la silla. Y es que de otra forma no la podrían usar.

Cómo alternativa, en el mercado existen algunos productos especiales que permiten convertir una silla de ruedas manual en una eléctrica. En lugar de comprar directamente una silla de ruedas (que nos pueden costar muy caras, o bien pueden entrañar un peso elevado que dificultará su transporte), tenemos la opción de decantarnos por motores para sillas de ruedas.

Estos avanzados dispositivos permitirán convertir una silla manual en una eléctrica en tan sólo unos segundos. Aunque los modelos de motores que existen en el mercado ya son muy avanzados, se sigue estudiando para mejorar todavía más este concepto.

¿Cómo funcionan los motores para sillas de ruedas?

motor-silla-ruedas

Estos motores están preparados para ser instalados en sillas convencionales de ruedas y transformarlas en eléctricas. El objetivo es conseguir que el usuario pueda manejar la silla por sí mismo, o bien facilitar al acompañante que pueda moverla sin hacer tanta fuerza.

Existen muchos kits pensados para lograr la adaptación de manera sencilla, aunque algunos pueden entrañar alguna que otra dificultad.

¿En qué tenemos que centrarnos para comprar un motor para sillas de ruedas?

  • Compatibilidad: Para no tener ningún problema de compatibilidad con la silla de rueda que tenemos, lo mejor es decantarnos por el sistema de anclaje de tipo Easy-Fix; este sistema se considera compatible con el 99% de las sillas que hay en el mercado, por lo que no deberíamos tener ningún problema con ellas.
  • Facilidad de adaptación: Por otra parte, deberíamos apostar por un modelo de propulsor acoplable que se pueda acoplar y desenganchar con facilidad a la silla de ruedas. El objetivo es que el sistema sea tan sencillo cómo puede serlo que una persona que presente una discapacidad se pueda subir y bajar a una bici o a una moto.
  • Estabilidad y anclaje: Elige un modelo de motores para sillas de ruedas que, al adaptarse, permita que la silla se mantenga estable, y que no se vaya a inclinar de un lado para otro.
  • Peso: El peso del motor debe de ser estudiado, y sumado a lo que ya pesa la silla de ruedas. Ten en cuenta que un modelo excesivamente pesado será más complicado de mover, además de que podría sacrificar la autonomía de la batería.
  • Precio: Obviamente, además de todo lo anterior habrá que considerar el precio. Si nos va a salir más cara la adaptación que comprar una silla eléctrica nueva, quizá deberías de decantarte por esta opción.

Si no tienes mucha idea de cómo instalar un motor para silla de ruedas, lo más recomendable es que te pongas en contacto con un centro profesional que se encargue de todo. Así evitarás cometer cualquier tipo de error que sea irreparable.

Básicamente, así es cómo puedes convertir una silla de ruedas manual en una eléctrica.