Cuidar la alimentación para un mejor flujo sanguíneo

Los malos hábitos y seguir una dieta desestructurada puede provocar graves problemas en nuestro organismo. Uno de los más importantes son los que provocan enfermedades de carácter cardiovascular (es decir, producidas por una mala circulación del torrente sanguíneo).

En el momento en el que vamos al médico teniendo alguno de estos problemas, lo primero que nos va recomendar es que sigamos una dieta equilibrada con algunos alimentos específicos que nos ayudarán a recuperarnos.
En los puntos siguientes hemos preparado una completa lista con algunos de estos alimentos. Incorpóralos a tu dieta y no tardarás en notar cambios.

Alimentos que ayudan a mejorar la circulación sanguínea

Cítricos: Sobre todo las naranjas pero también puede ser cualquier tipo de alimento que tenga una gran dosis de vitamina C. Ayudan a mejorar al máximo nuestro sistema inmunológico así como a evitar que se acumulen placas en nuestra sangre. Algunos estudios aseguran que también nos pueden ayudar a combatir los síntomas del resfriado e, incluso, a prevenirlos… sin embargo, estos todavía no han podido ser confirmados.

Citricos limon lima

Jengibre: El jengibre es un alimento que, desgraciadamente, no suele estar incluido en las mayorías de las dietas y es una pena porqué es el aliado perfecto para estimular la circulación sanguínea. En un primer momento ayuda a que el estómago sea capaz de poder absorber todos los nutrientes que le estamos subministrando.
De esta forma, la sangre tendrá todo lo necesario para hacer su recorrido por todo el cuerpo.

Semillas de calabaza: Un alimento rico en vitamina E que se encargará de hacer que la sangre sea mucho menos espesa y, de esta manera, que pueda circular con mucha más facilidad. Evitará la probabilidad de que se pueda llegar a producir un coágulo en cualquier punto.
Es ideal tanto para poder complementar algunas ensaladas como cualquier otro plato que se nos pueda llegar a ocurrir.

Agua: Aunque el agua no se puede considerar un alimento como tal (básicamente porque no aporta al organismo ningún tipo de nutriente), tiene un papel muy importante a la hora de estimular la circulación sanguínea. Será capaz de contribuir a eliminar todas aquellas toxinas contenidas en el cuerpo.

En el caso de que no tomemos la suficiente cantidad de agua, notaremos que nuestra sangre se empezará a espesar y esto, a su vez, puede incrementar la posibilidad de producir algún tipo de coágulo. Por esta razón los expertos recomiendan tomar, por lo menos, 2 litros de agua diaria.

Ajo: Puede que el ajo tenga un sabor algo desagradable para algunas personas pero también es muy eficaz a la hora de mantener el organismo en perfecto estado. Es capaz de purificar la sangre así de evitar que se acumulen placas en ella. Te recomendamos que tomes ajo natural si te gusta… en caso de que no, siempre lo puedes combinar con algunas salsas (por ejemplo, como el chimichurri o derivados).

Ajo

Nueces: Las nueces tienen una gran cantidad de vitamina del complejo B3. Según numerosos estudios afirman que esta vitamina es capaz de estimular el torrente sanguíneo previniendo cualquier tipo de coágulo.
Lo mejor de todo es que las podemos llegar a tomar de muchas maneras diferentes: bien para la merienda o bien añadiéndolas a ensaladas o salsa a nuestro gusto.

Tomate: Y terminamos con todo un clásico en el ámbito de la circulación sanguínea. Nos ayudará a estimular la circulación así como a prevenir cualquier problema de carácter cardiovascular. Ayudará a que la sangre sea mucho menos espesa y a que pueda llegar a fluir con mayor intensidad.

Alimentos que no debes de olvidar incluir en tu dieta desde ya.